La sorpresa del otro

Hoy es un buen día, has pasado años formandote una idea de cómo es el mundo; años de experiencias han forjado tus creencias y eso te hace suponer hacia dónde vamos como sociedad. Pero de pronto, ¡oh, oh!, las cosas no salen como las pensabas. ¿Cómo es posible si todo lo que he leído y visto confirmaba mi opinión?

La avalancha de información a la que estamos expuestos nos impide absorberla toda; es imperativo ser más selectivos. El problema es que terminamos por leer u oír sólo aquello con lo que concordamos y descalificamos de inicio aquellas ideas que se oponen a nuestra visión del mundo.

¿Por qué (nos) hacemos esto? En Psicología existe un atajo cognitivo llamado Confirmation Bias que hace que tendamos a favorecer la información que confirma nuestras creencias. Los algortimos de los feeds de Facebook y las listas que conforman nuestro timeline de Twitter o Linkedin muestran sólo aquello que gente como nosotros piensa. Buscamos instintivamente evidencias que den prueba de lo que pensamos. Estamos descartando datos clave que en realidad nos ayudarían mucho más a predecir lo que pasará frente a nuestros ojos.

Porque cuando no se confirman nuestras predicciones ¿por qué lo sentimos casi como una traición? Dos razones primordiales.

1) Cada vez necesitamos más guías para saber por dónde ir y en qué creer. No queremos estar a la deriva, buscamos valores que nos permitan sentirnos parte de algo. Cuando estas guías fallan para explicar la realidad, nos sentimos engañados.

2) Cuando compartimos información y una determinada visión del mundo, en realidad estamos constituyendo nuestra propia postura ante el mundo, digamos, nuestro propio Brand Equity. Cuando esa visión no corresponde a lo que realmente ocurre, lo que se cuestiona por tanto es nuestra propia identidad, quiénes somos. Nada duele más a nivel personal que eso.

¿Cómo enfrentarlo? Abriendo el diálogo; abriendo los ojos y la mente a los otros que no son ni piensan como nosotros, aquellos con los que tenemos poco en común. Ver más allá de los lugares habituales, salir de las grandes ciudades y voltear a lo rural, lo rezagado; y sobre todo, estar abiertos a escuchar respuestas que no queremos escuchar. Podemos hacerlo ya sea nosotros mismos concentrándonos en una autocrítica y reflexión consciente o con la ayuda de miradas externas que, con menos implicación, nos reten a mirar de una forma distinta. Exigiendoles y exigiendonos tener una postura crítica cuestionaremos lo que vemos.

Esto nos permitirá generar escenarios estratégicos diversos. Ya no basta con enfocarnos en soluciones y acciones para lo que creemos que ocurrirá sino que el eventual acontecimiento de un escenario alternativo requiere igual o mayor dedicación de nuestros equipos de trabajo.

Para leer más:

  • Caparroz, M. (2011, November 11). El año en que chocamos con nosotros mismos. Retrieved from http://www.nytimes.com/es/2016/11/11/el-ano-en-que-chocamos-con-nosotros-mismos/
  • Eco, U., Miralles, H. L., & Irazazábal, M. P. (2016). De la estupidez a la locura: Crónica para el futuro que nos espera. Barcelona: Lumen.
  • How our perception influences our beliefs. (n.d.). Retrieved November 15, 2016, from http://theunboundedspirit.com/how-our-perception-influences-our-beliefs/
  • Keegan, J. (2016, May 18). Blue Feed, Red Feed. Retrieved from http://graphics.wsj.com/blue-feed-red-feed/
  • Little, J. R. (2016, November 14). US election and Brexit learnings for Marketers – Get out while you can. Retrieved from https://www.linkedin.com/pulse/us-election-brexit-get-out-while-you-can-jr-little?trk=hp-feed-article-title-channel-add
  • Suárez, G. (2016, November 7). “Bauman: “En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en una tienda” Retrieved from http://www.elmundo.es/papel/lideres/2016/11/07/58205c8ae5fdeaed768b45d0.html
  • Williams, J. C. (2016, November 10). What So Many People Don’t Get About the U.S. Working Class. Retrieved from https://hbr.org/2016/11/what-so-many-people-dont-get-about-the-u-s-working-class